Terapia proliferativa (proloterapia)

El proceso de curación puede esperarse alrededor de 6 semanas después de iniciado el tratamiento.


La proloterapia tiene un gran potencial para pacientes que sufren de dolor músculo esquelético agudo o crónico de cualquier parte del cuerpo, siendo una técnica para un médico especializado y entrenado, el cual determina sí el tratamiento es adecuado para usted, ya sea sólo, combinado con ozono (prolozon) y rehabilitación según sea su caso.

El propósito básico es robustecer y/o eliminar el dolor de las estructuras ligamentarias.

Esta terapia aplicada en ligamentos y tendones estimula la proliferación o crecimiento de colageno en los sitios donde se aplico. Al robustecer estas estructuras ligamento-tendinosas y quitar la debilidad, que es la causante del dolor crónico, el paciente mejora notablemente de sus molestias.

Este procedimiento finalmente es una reacción normal inflamatoria curativa. El mecanismo básico es provocar una respuesta inflamatoria controlada que estimula el sistema inmunitario o de defensa de nuestro organismo para ayudar a restablecer su homeostasis o equilibrio corporal. Las infiltraciones De proloterapia estimulan estas células auto inmunes para que lleguen al sitio lesionado a fin de repararlo mediante la formación de fibroblastos, que son la estructura celular que conforma los tejidos músculo esqueléticos.

La proloterapia estimula la reacción normal curativa, haciendo notar que dicho procedimiento, es totalmente natural (biológico ) extremadamente seguro que se realiza en forma ambulatoria.





Enfermedades músculo esqueléticas dolorosas que mejoran con proloterapia:

Dolor de espalda.
Dolor de rodillas.
Dolor de cintura.
Fibromialgia
Dolor miofascial
Dolor de tobillos
Ciática
Subluxacion
Mandíbular
(Dolor de mandíbula)
Espolón calcaneo
Dolor de cuello
Hernia de disco cervical y lumbar
Lesión de tendón
Manguito rotador
Lesión de ligamentos:
De rodilla
Dolor post-fractura
Migraña
Condromalacia
Cirugía de prótesis con secuela dolorosa.
Lesiones deportivas:
Codo de tenista
Codo del golfista

El dolor no es una situación de riesgo para la vida, ni tampoco indicación automática de cirugía. Tratamientos conservadores tales como la rehabilitación, la ozono terapia y por supuesto la proloterapia deben PRECEDER O EFECTUARSE ANTES DE CUALQUIER INTERVENCIÓN QUIRÚRGICA, ya que es un procedimiento extremadamente seguro y con probabilidades reales de mejoría evitando con esto una potencial cirugía.